Frida Kahlo, arte y pasión.


   ¿Cuánta pasión se puede expresar en un lienzo? ¿Cuántos sentimientos y cuánta realidad se pueden crear con una pincelada? ¿Cuánto puede trascender una vida?
  













Artista: Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón 
Fecha de nacimiento: 6 de julio de 1907 
Fecha de fallecimiento: 13 de julio de 1954
Origen: Coyoacán, Distrito Federal
Actividad: Pintora
Época: Contemporánea

Frida Khalo nace en Coyoacán, Distrito Federal, en el año de 1907; fue hija del destacado fotógrafo Guillermo Kahlo Kauffman y doña Matilde Calderón, una familia chapada a la antigua, extremadamente conservadora.
Frida tenía dos meses apenas cuando su madre volvió a quedar embarazada. Once meses después de su nacimiento vino al mundo Cristina. ¡Pobre Frida! No tuvo tiempo de disfrutar ser la menor. No por eso fue Frida menos feliz. La confiaron a una nana india que olía a tortillas y a jabón, que no hablaba mucho pero solía cantar canciones. Durante mucho tiempo recordaron las hermanas Kahlo a su primera maestra, la profesora era tan anticuada en su manera de vestir, en su peinado, que las niñas no podían dejar de mirarla, intrigadas.
A los seis años sufre un ataque de poliomielitis que afecta una de sus piernas, por lo cual sufre la burla de la gente. En 1922, Frida ingresó a la Escuela Nacional Preparatoria con la intención de encausar sus estudios hacia la Medicina.En 1925, a los 16 años sufre un terrible accidente cuando el autobús en que viajaba fue arrollado por un tren lo que le partió el cuerpo y la vida en dos, y cuyas consecuencias padeció el resto de su vida. 
"...La tarde del 17 de septiembre, alegre como de costumbre, feliz por estar en compañía de Alejandro, su novio, Frida subió a un camión, aquéllos de madera barnizada. El tranvía no iba rápido, pero no pudo frenar. La caja del camión se curvó más y más, sin ceder. Alejandro quedó debajo del tranvía; se levantó como pudo y buscó a Frida. Ella yacía sobre lo que quedaba de la plataforma del camión, desnuda, cubierta de sangre y de oro. Ella no sentía, ni veía, no pensaba más que recuperar sus cosas, Alejandro gritó: ¡Pero si tiene algo en la espalda! 
El hombre sin perder ni por un instante su sangre fría, en una operación violenta y rápida, arrancó del cuerpo de Frida el enorme trozo de hierro que la atravesaba de lado a lado...". El primer diagnóstico serio de sus heridas no se estableció hasta transcurrido un mes de que se produjo el suceso: fracturas y lesiones severas que le ocasionaron una peritonitis aguda.
Comenzó a pintar durante la larga convalecencia; el trauma físico y mental de ese acontecimiento lo padeció durante toda su vida y muchas veces lo reflejó en sus pinturas. A causa de sus sentimientos y de un cuerpo destrozado, pintó más su propia imagen combinada con expresiones a veces brutales. Parece ser que hay en su obra una dualidad entre las fuerzas deprimentes y las hermosas de la tierra, el sexo y la gran ternura maternal que nunca conoció.
Uno de sus temas favoritos y persistentes fue la obsesión de un hijo, que nunca pudo tener, junto con el folklore y el populismo. Su pintura se manejó primero en la corriente realista y más tarde a consecuencia del accidente que sufrió pintó cosas extrañas, por último practicó el surrealismo.
este accidente fue tan  trágico, que la imposibilitó para tener familia, no fue obstáculo para sobresalir en la vida social. Ante la más atroz de las crueldades, reacciona con ironía y con un sorprendente sentido del humor, nacido del sufrimiento mismo. Se dispone al ritual de la vestimenta y del arreglo personal, una trabajosa ceremonia que le permite ocultar su cuerpo quebrado. 
Frida se dedica entonces a la pintura para volcar allí, todo aquello que no podrá jamás experimentar por sí misma. Mediante infinidad de autorretratos quiere expresarse, manifestar sus diferentes estados anímicos, muestra sus distintas etapas, intenta demostrar que su rostro puede ser capaz de ocultar la destrucción. Sus pinturas, de marcado carácter surrealista, denotan su rebeldía. Quiere mofarse del mundo y solamente logra mostrar su frustración con marcada angustia. 
En 1926 pinta el primer autorretrato en donde sus rasgos mexicanos están muy atenuados. Dos años después ingresó al Partido Comunista Mexicano y un año más tarde contrae matrimonio con el pintor muralista Diego Rivera, con quien mantendrá siempre una tormentosa relación. En este mismo año pinta el "Autorretrato con Aeroplano", que maneja elementos mexicanistas, sobresaliendo los que presentan en la frente una ventana o figura que simboliza sus pensamientos, colocados a modo de tercer ojo. 
En 1937 "En Mi Primera Nana y Yo" aparece representada Frida con cara de adulta pero con cuerpo de infante, amamantada por una poderosa nodriza que tiene por rostro una máscara prehispánica. En 1938 Marcel Duchamp la hospedó en París y la ayudó a preparar su primera muestra europea basada en el surrealismo. Posteriormente, Frida realizó un viaje a Nueva York, marcado por el inicio de una serie de tormentosos amoríos que no le hicieron renunciar a su pasión por Diego Rivera. 
En 1939 expone 17 cuadros en Galería "Renau ET Colle" de París, auspiciada por André Bretón. En 1940 se divorcia de Diego Rivera, en esta etapa, da lo mejor de sus pinturas y presenta una de sus obras cumbres: "Las dos Fridas", el desdoblamiento más notable de su personalidad. En ese mismo año regresa a México para participar en la primera exposición de Artes Surrealista organizada en la Galería de Arte Mexicano.
En 1941 contrae nuevas nupcias con el mismo Diego Rivera; un año después funda la Escuela de Artes Plásticas "La Esmeralda", dependiente de la SEP, donde daba clases de pintura doce horas al día para evadir su realidad. En este año pinta más de 100 cuadros en los que mezcla la sensualidad en unos y lo sarcástico en otros. Uno de los autorretratos de este año que se encuentra en la "Colección Gelman", y es particularmente inquietante es El Tocado de Yalalteca se ha transformado aquí en un mundo complejo que inclusive parece flamear. El collar prehispánico más parece una cadena esclavizante que una joya y las formas vegetales que cubren el busto terminan en puntas agresivas tendidas hacia ella amenazando su integridad. 
La vida de Frida tuvo sus recompensas como pintora; sus exposiciones fueron tan aceptadas, que por tiempos olvidó el sufrimiento de su precaria salud y el no poder concebir hijos. Frida vendió varias pinturas al actor americano Edwar G. Robinson y Picasso cantó alabanzas por sus cualidades artísticas y personales.
En 1943 "El Autorretrato" de la colección Lola Olmedo se centra en Diego y la muerte, ésta aparece representada en forma de calavera con canillas. Otra pintura que hizo fue "El autorretrato con monos", guardando un cierto parecido con ella misma y asumiendo actitudes afectuosas. Otras obras de Frida son: "Columna Rota" (1944); "La Venadita" (1946), "Autorretrato" (1949), en este año recibe el Premio Nacional de Pintura, otorgado por la SEP por "El Autorretrato" (1948). En esta etapa de su vida se dedica a pintar autorretratos y pinturas sobre Diego Rivera. 
En los últimos años de su vida, sin ser escritora, Frida se dispone a volcar sus impresiones en papel y nace así su "Diario: Autorretrato íntimo", oculto y privado. Sin respetar las reglas de puntuación, donde muestra una clara y permanente confrontación con el mundo exterior que la rodea y tortura. 
En 1953 presenta por primera vez en México, una exposición de sus obras en la Galería de Arte Contemporáneo. La salud de Frida la obligó a impartir clases de pintura en su propia casa, donde los alumnos circulaban libremente mientras ella les estimulaba a pintar lo que veían. Frida tenía cada vez menos esperanzas de recuperar su preciada salud, su tabla de salvación: el alcohol y la pintura. 
Los médicos diagnosticaron una embolia pulmonar, cuando el amanecer del 13 de julio de 1954, la encontraron muerta en su cama. La última frase de su diario, abruptamente interrumpida por su muerte, dice: "Espero alegre la salida y espero no volver jamás." Aparentemente, un párrafo referido nada más que a su salida del hospital, coincide con el punto final de su Diario y con el fin de sus días. 
Su pintura está representada en colecciones privadas y en museos de México, Estados Unidos y Europa. La "Casa Azul", donde vivió en Coyoacán, es conocida desde el 12 de julio de 1958, como el Museo de Frida Kahlo, que alberga sus cuadros y afectos personales. 
Surrealismo 
Según los surrealistas en el universo del sueño se halla la clave de la inspiración, y es en el seno del subconsciente y más allá; en las zonas ocultas de la vida inconsciente donde se percibe el eco de la oscuridad. Desde entonces el sueño, la ensoñación estando despierto y los estados de abandono en que el espíritu se libera de sus frenos. 
Los surrealistas pusieron el acento en el sueño; el sondeo del inconsciente y el llamado del azar como vía de acceso a la realidad poética donde se tiene lugar la Verdadera Vida, es en "otra parte" lo que busca el artista surrealista puede a cada momento hacerse presente para quien sepa hacerla surgir. 
El surrealismo deriva del dadaísmo que no significa nada, era una postura absurda frente a lo absurdo de la guerra y la civilización que la había hecho posible. El arte dadaísta creaba, pues, objetos absurdos.



El estilo de Frida Kahlo
Sus obras (principalmente autorretratos) de estilo muy personal, se caracterizan por la síntesis de elementos expresionistas y surrealistas, y son una muestra casi autobiográfica. Mezclando ingenuidad con metáfora y un estilo inspirado en el arte popular de su país, Kahlo se convirtió en la artista mejicana más reconocida internacionalmente, no solo por sus obras sino también por su imagen personal. En 1926 pintó su primer autorretrato, el primero de una larga serie autobiográfica, la mayoría los realizará en su cama o en el baño.
Al principio su trabajo fue realista, retratando amigos y familiares, posteriormente y con el aumento de sus malas experiencias su estilo se modificará notablemente. Son las telas que se centran en ella misma, las que la destacan en la pintura.

Hay un interesante análisis de sus obras enhttp://www.pbs.org/weta/fridakahlo/worksofart/index_esp.html

La obra de su marido le aportará elementos de identidad mejicana, como el empleo de color en zonas amplias y sencillas, el estilo ingenuo, temas extraídos del folklore y del arte popular de su país. Más adelante la yuxtaposición de objetos incongruentes la llevará a un estilo interpretado como surrealista. Su fisonomía cejijunta y el traje tradicional mexicano (largos vestidos de colores y joyería exótica, sugerencia de Diego Rivera) serán la marca de esta artista.

En cuanto a la iconografía que empleó, es principalmente fantástica, pero en relación a la temática o la inspiración de sus obras, está basada en su experiencia personal, mostrando el deterioro de su cuerpo y el sufrimiento físico y espiritual que sufrió a lo largo de su vida. Prácticamente el 50% de su obra son autorretratos. Ella decía: “Me retrato a mí misma porque paso mucho tiempo sola y porque soy el motivo que mejor conozco”. En ellos se muestra su personalidad y momentos cruciales de su vida. En su primera exposición en solitario, un crítico local escribió: “es imposible el separar la vida y el trabajo de esta persona extraordinaria. Sus cuadros son su biografía”.