Técnicas de Comunicación oral.


Al momento de exponer oralmente, es importante que no sólo seleccionemos la información relevante sobre el tema, sino que además debemos organizarla y prepararla. Para ello, pueden utilizarse distintas técnicas y herramientas:

El resumen de un texto escrito es un procedimiento constituido por sucesivas lecturas. Los siguientes son los pasos para confeccionar un buen resumen:  
*Una lectura superficial, de aproximación, permite identificar los paratextos y armar una primera hipótesis de lectura (de qué trata el texto, cómo aborda el tema). Así se puede, por ejemplo, anticipar qué importancia tiene cada parte del texto –o incluso, el texto en su conjunto- para el estudio de un tema determinado.
 *Luego se lee el texto para reconocer a qué tipo textual pertenece, revisar las hipótesis de lectura y reponer el sentido de las palabras que presentan dudas.En una segunda lectura del texto se reconocen las ideas principales y las relaciones entre los contenidos.
*Simultáneamente o luego de haberlas anotado al margen, se realiza un mapa conceptual.
*Una vez organizada la lectura del texto, se puede escribir el resumen, que no es un simple recorte del texto fuente sino un texto autónomo (perteneciente al tipo expositivo), producto de un proceso de comprensión.
   Un problema que se presenta a la hora de hacer un extracto es pensar que se trata de “copiar” las palabras y frases principales del texto y luego “pegarlas” para armar el resumen. Sin embargo, no es sólo la simple transcripción del subrayado de las líneas principales, sino la transformación de un texto en otro, que tendrá otro destinatario y otro objetivo. Por lo tanto, subrayar no es elegir palabras y frases importantes para copiar, sino que se trata de una técnica de selección de datos, los cuales no se copian sino que se transforman a partir de otras palabras que buscan englobar en su significado diversos conceptos.


La elaboración de un mapa o red conceptual es un procedimiento sumamente valioso al momento de sostener una exposición oral, ya que estos textos permiten:
-       Facilitar una rápida visualización de los contenidos de aprendizaje.
-       Favorecer el recuerdo y el aprendizaje de manera organizada y jerarquizada.
-       Una rápida detección de los conceptos clave de un tema, así como las relaciones entre los mismos.
     Una manera muy práctica, entonces, de tener el “golpe de vista” del discurso es mediante el soporte de un mapa conceptual. Los siguientes son los pasos a seguir para elaborarlo correctamente:
§  Primeramente se selecciona la información sobre la que se elaborará el mapa conceptual.
§  Luego, se subrayan los conceptos o palabras clave del tema. Es fundamental que se puedan diferenciar conceptos de palabras de enlace.
§  Se deben seleccionar después (y es lo más difícil en cuanto al procedimiento del mapa o red, por lo que hay que prestarle especial atención) los distintos niveles de inclusividad entre los conceptos que se marcaron (si están supraordinados, coordinados o subordinados).
§  El tema central o tópico del mapa debe ocupar un lugar central y destacado, y desde allí se ubicarán organizada y jerárquicamente los demás conceptos o subtemas, unidos por palabras de enlace y representadas a través de flechas o líneas.

Los carteles también pueden ayudar a desarrollar una buena exposición oral. La ventaja principal que ofrecen es que la información permanece, y para que resulten prácticos y eficaces deben “autoexplicarse” respecto del recorrido visual que requieren. Algunos consejos para elaborar buenos carteles son los siguientes:
§  Procurar que la información de cada cartel no exceda las seis líneas aproximadamente, con letra clara y relativamente grande para que todos puedan leer con fluidez.
§  Utilizar algunos colores, correspondiéndoles alguna función didáctica.
§  Si así lo requiere la información, pueden incluirse gráficos de torta, de barras o algún dibujo o figura.
§  El título de cada cartel debe ser preciso y específico.
§  En caso de utilizar más de uno, se los numera o se les asigna alguna identificación de orden.


SÍ y NO del uso de retroproyectores, carteles, monitores, diapositivas…

Sí a …
No a …

 Aprender a usarlos con soltura, teniendo todos los recursos previstos antes de comenzar la exposición.


 Dejar la imagen proyectada a la vista del público cuando ésta ya cumplió su propósito. ¿Para qué distraer al auditorio?
 Tenerlos en secuencias ordenadas.

Cruzarte ante el haz luminoso del aparato proyector.
 Mirar a los interlocutores cuando se exhiben.
 Hablar ni bien se proyecta algo, sin dar tiempo a que lo lean en silencio.

 Apagar el aparato cuando no se usa.
 Hablar sin para mientras está la proyección e pantalla. Deben dejarse pausas por si quieren tomar notas.

 Dar tiempo suficiente para que lean en silencio lo proyectado.

 Limitar el discurso oral al contenido de los carteles.
 Señalar con un puntero luminoso.
 Proyectar páginas de libros si tienen demasiada información, porque agobian al público.


Aquí el documento Word con toda la info para logar una buena exposición --> Comunicación oral