Les Luthiers Las Majas del Bergantín (Zarzuela Náutica)

Las Majas del Bergantín (Zarzuela Náutica)



Sopla el viento, sopla el viento,
como nunca antes sopló (fff, fff)
y nuestro bergantín orgulloso avanza y veloz (fff) veloz (fff)
y surcando las aguas desafiando al viento va (fff, fff)
resistiendo tan gallardo, tan gallardo, terco y tenaz (fff) y tenaz (fff)
es la pura verdad, verdad, la verdad, verdad
junto al viento, junto al viento,
ya se oye nuestra voz.,
que va exclamando valiente
ay que mareo, que mareo,
ay que mareo, que mareo,
tan atroz, y olé.

PUCCIO:
Recórcholis como se mueve este cacharro, haré arriar las velas ¡contramaestre!

MUNDSTOCK:
Vaaa

PUCCIO:
Foques enrollados, garfias adujadas y cabos a la cornamusa, hala.

MUNDSTOCK:
¿Y de postre?

PUCCIO:
De todos modos magnífica tripulación

MARINEROS:
Gracias, gracias

PUCCIO:
Y hermoso bergantín

MARONNA:
Gracias, graci...

PUCCIO:
Y hablando de bergantín, os habéis fijado cuantos nombres de embarcaciones empiezan con be larga

NÚÑEZ:
Barco

MARONNA:
Buque

MUNDSTOCK:
Bote

NÚÑEZ:
Bajel

MARONNA:
Balandro

RABINOVICH:
Velero

MUNDSTOCK:
Fragata

PUCCIO:
Fragata es con efe

MUNDSTOCK:
Es que la fragata que yo digo se llama "Bilbao".
Capitán querríamos hacerle una petición.

PUCCIO:
¿Una petición?

MUNDSTOCK:
Una petit-cion, verá usted respecto a las prisioneras que llevamos en la bodega y teniendo en cuenta que hace más de dos meses que estamos en alta mar y no tocamos puerto, ni nada, querríamos pedirle que las dejara subir a cubierta y..

PUCCIO:
¿A cubierta las prisioneras? de ningún modo, esas mujeres son delincuentes comunes.

MUNDSTOCK:
Bueno no pretendemos que sean especiales.

PUCCIO:
Quiero decir que son forajidas, son de la banda del pirata Raúl y en cuanto lleguemos a Cádiz, debo entregarlas para que sean juzgadas, eso si debo entregarlas intactas.

MUNDSTOCK:
Capitán, quien se va a andar fijando en el grado de "intactez".

PUCCIO:
"Intactitud"

MUNDSTOCK:
Menos todavía.

PUCCIO:
Hombre que vergüenza, mira piensa en el pasado de España; si esas mujeres subieran a cubierta, relajarían la moral de la tripulación.

MUNDSTOCK:
Hombre y lo bien que nos vendría

PUCCIO:
He dicho que no, y no, y no, subirían esas mujeres a cubierta y comenzaría que las miraditas, que las risitas, que la juerga, que el fandango, que la borrachera, que el toqueteo, ¡que suban!

RABINOVICH:
¡Ahí suben las prisioneras!

MUNDSTOCK:
¡Oh, qué vellos tienen!, ¡qué bellos tienen los ojos!

MARONNA:
Oigamos lo que dicen

MUNDSTOCK:
Ya comienzan a cantaaaar

MAJAS:
Hola marineros, decidnos que hacéis,
por que lucháis y por quien navegáis.

MARINEROS:
Todos servimos a nuestro rey
y a la bandera de nuestro pais.

MAJAS:
Sois tan gentiles y sois tan galantes
que ya quisiéramos que nos amarais.

MARINEROS:
Agradecidos, pero es que antes
sería muy útil que nos "conozcarais".

PUCCIO:
Este es Francisco el estampado.

MAJAS:
¡Qué maravilla! su cuerpo tatuado
anclas, sirenas, gaviotas, anguilas,
tiene tatuajes en todos lados,
tiene tatuajes hasta en las axilas.

RABINOVICH:
Vean tatuado en mi vientre
el continente europeo
y no les muestro Italia
porque quedaría feo.

PUCCIO:
Este es Anibal, el insatisfecho.

MAJAS:
Hay en sus ojos rencor y despecho
miedo provoca su imagen tan ruda,
hombre sin duda de pelo en pecho,
lo que se dice una bestia peluda.

MUNDSTOCK:
Mi furia tiene motivo,
al mar ya no lo resisto
ay, por que yo quisiera ser
o bailarín o modisto.

PUCCIO:
Y estos son los mellizos Reinoso, Julio y Agosto

MAJAS:
Como se explica que siendo mellizos
no se parezcan sus caras, sus pintas.

MARONNA:
Yo soy delgado

NÚÑEZ:
Yo soy Rollizo

MELLIZOS:
Somos mellizos de madres distintas.

MAJAS:
Venid con nosotras mellizos.

MELLIZOS:
Con mucho gusto señoras.

MARINEROS:
¿Y qué hacemos los demás?

MAJAS:
Vosotros también

MARINEROS:
Es un placer.

MAJAS:
No os demoréis

MARINEROS:
A vuestro pies

MAJAS:
Chulos

MARINEROS:
Majas

MAJAS:
Guapos

NÚÑEZ:
¡Capitaaaan!

PUCCIO:
¿Qué ocurre?

NÚÑEZ:
Veo un barco pirata a la derecha (mirando por un catalejo)

PUCCIO:
Se dice estribor

NÚÑEZ:
Veo un estribor a la derecha, capitán y veo muchos piratas, hay uno de ellos muy corpulento que parece el jefe, tiene pata de palo y lleva un loro en el hombro.

PUCCIO:
¿Barco pirata, y cual es su tamaño?

NÚÑEZ:
Más bien pequeñín, es como una cotorrita pequeña.

PUCCIO:
No, no, no, digo que cual es el tamaño del barco.

NÚÑEZ:
Ah, el tamaño del... jeje, yo pensé que usted se refería al tamaño del psitácido. Unos 60 metros de largo.

PUCCIO:
Largo no, eslora

NÚÑEZ:
Bueno hombre, yo dije loro generalizando.

PUCCIO:
Fíjate si lleva algún botín

NÚÑEZ:
Si, uno en el pie que no es de palo.
(mirando por el catalejo al capitán) Capitán no va a usted a creerlo, un pingüino.
(se da cuenta que es el capitán) pero bellísimo.

RABINOVICH:
¡Rayos y centellas!

PUCCIO:
¿Qué ocurre?

RABINOVICH:
No, no, no, me equivoqué, en el agua ¡rayas y centollas! y caracoles

PUCCIO:
Si, también puede haber caracoles

RABINOVICH:
No, no, caracoles está bien, equivoqué el tono ¡caracoles!

PUCCIO:
¿Qué ocurre?

RABINOVICH:
Que una botella viene flotando hacia el bergantín.

Una botella, una botella,
una botella flotando,
una botella, una botella,
viene flotando hacia aquí,
(RABINOVICH) la deben haber puesto para que se enfríe

Una botella, una botella
viene flotando hacia aquí,
debe ser un mensaje de los piratas,

Una botella, una botella,
viene flotando hacia aquí,
tiene una calavera y cruzadas dos tibias

RABINOVICH:
¿Tibias? confirmado la han puesto para que se enfríe

PUCCIO:
¡Diantres! es del pirata Raúl

RABINOVICH:
¿Y qué dice?

PUCCIO:
Y dice que si no les entregamos las prisioneras, nos hundirán.

RABINOVICH:
Nos hundirán, que susto tengo capitán

PUCCIO:
No tiembles así.

RABINOVICH:
Que miedo tengo.

PUCCIO:
Un poco de dignidad

RABINOVICH:
Estoy aterrorizado.

PUCCIO:
Mira, piensa en el pasado de España.

RABINOVICH:
Es que me tiembla toda Europa, desde Noruega hasta Italia.

NÚÑEZ:
Tengo una idea capitán.

PUCCIO:
Dime.

NÚÑEZ:
Que tal, si vamos disfrazados de prisioneras y una vez a bordo, les atacamos.

PUCCIO:
No, no, no, imagínate lo que nos harían si se dieran cuenta de que no somos mujeres.

RABINOVICH:
Peor lo que nos harían si no se dieran cuenta.

NÚÑEZ:
¡Ya se capitán! pues entonces vayamos disfrazados de hombres.

PUCCIO:
Pues nada, no hay nada que hacer.

RABINOVICH:
¿Cómo que no hay nada que hacer?

PUCCIO:
Habrá que entregar a las prisioneras.

TODOS:
No, eso si que no, resistamos, resistamos.

RABINOVICH:
Es inútil

MUNDSTOCK:
Si, pero es el capitán.

PUCCIO:
Hala, marchaos, tomad el esquife, idos con el pirata Raúl.
Contramaestre, zarpamos que extiendan las velas.

MUNDSTOCK:
No se lo aconsejo señor, hay viento.

PUCCIO:
Por eso que extiendan las velas.

MUNDSTOCK:
Ah, que extiendan las velas, yo había entendido que enciendan las velas, jejeje.

Ay, que las majas se han ido
y con ellas nuestro amor,
siempre nos queda el olvido,
el olvido con el licor,
ya que las majas se han ido
y con ellas nuestro amor,
sólo nos queda olvidarlas
sólo nos queda olvidarlas
sólo nos queda...

RABINOVICH:
¡Buaaaaaaaaaaaa!

PUCCIO:
Ya está bien no llores más, mira piensa en el pasado de España.

RABINOVICH:
No lloro por el pasado de España, lloro por el futuro de Italia.

olvidarlas con el licor...